Durante la pandemia, con el mundo sumido en el teletrabajo y el tiempo libre en aumento, Yeni decidió llevar su creatividad un paso más allá. En este relato, conoceremos la transición de un hobby a una profesión, explorando los orígenes de una página que se convirtió en un refugio virtual en medio de la incertidumbre global a una guía imprescindible sobre turismo en nuestra región.

“…Pero es como si Saqra, mi alter ego, la chica que es todo lo contrario a Jenny porque Jenny es tímida, tranquila, callada, pero Saqra es la chica que no tiene miedo a nada, que dice sí. Saqra motivó a Jenny para poder hacerlo. Me sentí muy orgullosa y emocionada, haciendo honor al nombre.”

¿Por qué el nombre Saqra Warmicha?
Desde que era niña, veía a los saqras bailar gracias a mi papá, quien participa en las celebraciones para la Virgen del Carmen en Huarocondo. Para mí, son como ídolos, ¿sabes? Mi recuerdo más hermoso y auténtico de Cusco es ver a mi papá bailar desde que era pequeña. Además, mi mamá, cada vez que hacía alguna travesura, solía llamarme "saqracha".

Cuéntanos cómo nace la página Saqra Warmicha
¡Uy, Saqra! Cuando reflexioné sobre el momento en que nació Saqra, me di cuenta de que no solo surgió durante la pandemia, sino que tiene sus raíces desde hace unos 10 años. Cuando ingresé a la universidad, uno de mis hobbies era Facebook, ya que en ese entonces no existía TikTok y Instagram estaba surgiendo. Vi un anuncio de memes sobre Saqra que buscaba un administrador para la página, así que me postulé y fui aceptada.

En aquel momento, era un hobby sin remuneración, y comencé a crear contenido simplemente por diversión, sin imaginar que algún día podría convertirse en mi trabajo. Años después, durante la pandemia, ya con la costumbre de crear contenido, decidí dar el paso: dije, "ok, ya no quiero estar detrás de las pantallas, ahora quiero estar delante". Con más tiempo disponible, ya que todos estábamos trabajando desde casa, pensé, ¿por qué no? Voy a crear mi propia página.

¿Cómo surge la idea de crear contenido alrededor de los viajes y el turismo?
Bueno, para comenzar, yo no inicié con los viajes como tal. Estábamos en plena pandemia en 2020, todos estábamos en cuarentena, y lo que la gente buscaba era información. Dado que era buena haciendo resúmenes, comencé con los informes diarios del entonces presidente Martín Vizcarra. Algunas personas, ya sea por falta de tiempo o preferencias, no podían ver los informes completos. Pero yo lo hacía. Tomaba un informe de una hora y lo resumía en diez líneas súper sencillas y fáciles de entender, lo publicaba, y listo. Tan pronto como terminaba el mensaje, publicaba el resumen, y de inmediato se compartía en redes sociales.

Pero sabía que esto iba a terminar tarde o temprano así que me pregunté: ¿qué es lo que la gente va a querer en pandemia después de que acabe esto? Y la respuesta fue: viajar.

Cuando comencé a buscar, noté que venían viajeros de todo el mundo a Cusco para mostrar la ciudad, pero no había un cusqueño o cusqueña que presentara su tierra ante los ojos del mundo. Entonces, dije: "Ya, aquí es". Decidí empezar a mostrar viajes cortos por Cusco, pero desde la perspectiva de un cusqueño.

¿Cómo fue tu transición de las redes sociales, con una acogida inmensa, a convertirlo en una empresa tangible?
Comencé enseñando a viajar desde un sol literal, simplemente tomando una combi y yendo al lugar. Esto creo que ayudó a mucha gente durante la pandemia, proporcionando una alternativa de viaje. No pasaba un solo día sin que mis seguidores, a quienes cariñosamente llamo "saqrachas", me preguntaran: "Jeni, recomiéndame una agencia de viajes, por favor". En ese momento, tenía muchas empresas y agencias de viaje en contra mía y de mi página. Entonces, ¿a quién iba a recomendar si estaban en mi contra?

En ese momento, mi compañero y socio me sugirió que, si no había una agencia que pudiera recomendar en Cusco, deberíamos crear la nuestra. Yo soy economista de profesión, mi compañero es comunicador social, así que dijimos: "Bueno, hay que capacitarnos y hacerlo". Comenzamos a seguir cursos, diplomados, etc., y fundamos la agencia, así tal cual. Fue un boom total, de verdad. Ha sido una locura este año y medio que llevamos con la agencia; ha crecido exponencialmente, también gracias a las redes sociales.

¿Cómo te has sentido cuando empezaron a llamarte y a reconocerte por lo que estabas haciendo?
Para mí, ha sido una locura. He tenido la oportunidad de viajar con varias marcas; de hecho, este año he viajado muchísimo en comparación con otros. Además, varias empresas me convocaron como expositora para hablar sobre el impacto que estaba generando en las personas. Actualmente, somos protagonistas del Cambio 2023, un premio importante a nivel nacional de la UPC.

De ser una chica súper tímida que solo escribía en redes o hablaba a un celular como si fuera un amigo, me vi enfrentada a hablar en persona en un local frente a cientos de personas. Al principio, fue difícil para mí. Vencer ese miedo fue complicado porque, aunque no lo creas, soy tímida frente a las personas. Pero es como si Saqra, mi alter ego, la chica que es todo lo contrario a Jenny porque Jenny es tímida, tranquila, callada, pero Saqra es la chica que no tiene miedo a nada, que dice sí. Saqra motivó a Jenny para poder hacerlo. Me sentí muy orgullosa y emocionada, haciendo honor al nombre.

¿Qué consejo darías a las personas que te siguen y que quisieran transformar su emprendimiento en algo más grande?
Mi consejo principal sería que hagan lo que les gusta, eso es fundamental. Nuestra empresa no es simplemente una agencia de viajes, hay más de 1500 en el mercado, pero buscamos diferenciarnos en un entorno tan competitivo. Creo que también es crucial mantener la constancia, seguir lo que amas, innovar y tener ideas que se diferencien del resto.

Nosotros lo logramos. Empezamos sin un centavo, renunciando a nuestros trabajos con la idea de crear una empresa diferente que ayudara a las personas, no solo generando ingresos, sino también contribuyendo al bienestar de las comunidades, los artistas y los artesanos. Esa filosofía nos ha llevado a ganar premios en menos de un año y medio.

Así que la clave es ser constante, innovador y resiliente. Estos son mis tres consejos fundamentales.


Comparte este articulo: